La crisis de deuda soberana de la zona del euro marca el rumbo de los mercados financieros internacionales

BIS Quarterly Review  | 
12 de diciembre de 2011
PDF full text
 (397kb)
 |  17 pages

Las noticias sobre la crisis de deuda soberana de la zona del euro marcaron el rumbo de buena parte de los acontecimientos en los mercados financieros internacionales entre comienzos de septiembre y el inicio de diciembre. Ante las rebajas de las calificaciones crediticias y la incertidumbre política, los participantes en los mercados exigieron mayores rendimientos a la deuda pública italiana y española. Las dificultades para cumplir los objetivos fiscales en un entorno recesivo lastraron los precios de los bonos soberanos griegos y portugueses.

La situación se estabilizó en cierta medida en octubre ante el creciente optimismo sobre las medidas integrales para atajar la crisis que habrían de proponerse en la cumbre de la UE a finales de ese mes. En noviembre, sin embargo, aumentó el escepticismo de los inversores sobre la suficiencia de algunas de esas medidas, elevándose a raíz de ello los rendimientos de la deuda soberana de toda la zona del euro, incluida la de emisores con las mejores calificaciones crediticias.

Al mismo tiempo, las instituciones financieras con exposición directa a la deuda soberana de la zona del euro vieron deteriorarse sus costes y el acceso a la financiación. Los bancos afectados adoptaron medidas para reducir aún más el apalancamiento, vendiendo activos y endureciendo las condiciones para conceder crédito. Las instituciones financieras también vendieron activos para contrarrestar el aumento de la volatilidad de sus carteras, como, por ejemplo, títulos de mercados emergentes, cuyos precios se desplomaron en septiembre y retrocedieron de nuevo en noviembre, mientras se revalorizaban los activos más seguros ante el simultáneo repliegue hacia activos de calidad.