Actividad interbancaria internacional en retroceso

(Fragmento de las páginas 7-9 de la sección "Aspectos más destacados de las estadísticas internacionales del BPI" del Informe Trimestral del BPI, marzo de 2014)

La crisis financiera mundial de 2007-09 y las dificultades financieras resultantes que han afectado a la zona del euro han dejado una profunda huella en el panorama de la financiación interbancaria internacional1. Según las estadísticas territoriales del BPI por país de residencia, los préstamos interbancarios transfronterizos (incluidas las posiciones intragrupo) disminuyeron desde 22,7 billones de dólares a finales de marzo de 2008 hasta 17 billones a finales de septiembre de 2013. Pese a que esta contracción afectó a la mayoría de los países de todo el mundo, fue mayor en el caso de los prestatarios europeos, sobre todo de la zona del euro. Los activos de los bancos declarantes al BPI frente a oficinas bancarias de la zona del euro disminuyeron en total 2,6 billones de dólares (Gráfico A, panel izquierdo), es decir, un 31%. Los préstamos concedidos a bancos del Reino Unido se redujeron en 1,7 billones de dólares o 35%. Los activos frente a bancos de Estados Unidos y Suiza también experimentaron una acusada contracción, por valor de 415 000 millones de dólares (16%) y 346 000 millones (42%) respectivamente. Este recuadro considera los factores que influyeron, haciendo particular énfasis en la evolución de los acontecimientos en la zona del euro.

Las estadísticas bancarias territoriales del BPI por nacionalidad muestran que los bancos con sede en la zona del euro fueron clave en la reducción de los préstamos transfronterizos interbancarios, siendo dichas entidades responsables de más de dos tercios de la contracción total (Gráfico A, panel central). Los bancos suizos fueron los responsables de gran parte del tercio restante. Este notable peso relativo de los bancos de la zona del euro y suizos está parcialmente relacionado con la operativa concreta de sus actividades interbancarias internacionales. Tradicionalmente, estos bancos han canalizado gran parte de sus operaciones internacionales a través de Londres2, y esta práctica se redujo en gran medida durante el periodo 2008-13. De hecho, los bancos de la zona del euro y Suiza fueron los responsables de casi toda la contracción en la actividad transfronteriza interbancaria registrada por los bancos del Reino Unido, con una reducción acumulada de 1,1 billones de dólares desde finales de marzo de 2008 (Gráfico A, panel derecho, área sombreada). La caída en la actividad fronteriza interbancaria desde el Reino Unido se concentró en operaciones con la zona del euro, tanto en términos de préstamos concedidos como recibidos (Gráfico A, panel derecho, líneas azul y roja).

El acusado retroceso en la actividad interbancaria internacional frente a la zona del euro siguió distintos patrones en los diferentes países, pero se pueden establecer tres categorías en base a las diferencias en la evolución del crédito transfronterizo concedido y recibido. Un primero grupo, en el que se encuentran Bélgica, Francia y los Países Bajos, experimentó una significativa reducción de la financiación transfronteriza recibida durante el periodo 2008-13, que también se tradujo en una reducción similar del crédito transfronterizo interbancario concedido, con lo cual las posiciones netas de financiación permanecieron prácticamente inalteradas en este caso (Gráfico B, panel izquierdo). El crédito transfronterizo interbancario concedido y recibido por los bancos franceses se redujo drásticamente al principio de la crisis financiera mundial, pero luego se recuperó entre mediados de 2009 y mediados de 2011. La intensificación de la crisis financiera en la zona del euro a partir del verano de 2011 desató otra caída muy acusada en la actividad interbancaria internacional de estas entidades3.

El segundo grupo incluye a los bancos de Alemania, que fueron grandes receptores netos de financiación interbancaria, sobre todo en el periodo 2010-13. Estos bancos vieron como retrocedía el crédito transfronterizo tanto concedido como recibido durante la mayor parte del periodo 2008-09 (Gráfico B, panel central), pero no así después. Coincidiendo con los primeros temblores del terremoto que provocó la crisis financiera de la zona del euro en los mercados financieros internacionales en la primera mitad de 2010, los pasivos interbancarios transfronterizos de los bancos alemanes aumentaron, neutralizándose así el efecto acumulado de su contracción en los dos años anteriores (línea roja). Al mismo tiempo, estos bancos continuaron reduciendo sus préstamos transfronterizos interbancarios (línea azul). El empeoramiento de la crisis financiera en la zona del euro entre junio de 2011 y junio de 2012 resultó en otro incremento notable de los pasivos interbancarios de las entidades alemanas. Esta expansión se vio reflejada en un incremento de los depósitos mantenidos por los bancos de Alemania en el Eurosistema (línea naranja).

En cambio, los bancos de la periferia de la zona del euro (el tercer grupo) experimentaron una profunda caída en su financiación transfronteriza interbancaria, mientras que la reducción de sus préstamos interbancarios fue más moderada (Gráfico B, panel derecho). Los préstamos interbancarios transfronterizos recibidos por los bancos de Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España registraron una disminución acumulada de 1,2 billones de dólares en el periodo 2008-13 (línea roja). El resultado fue una gran brecha en la financiación internacional que se salvó con un aumento del crédito recibido del Eurosistema (línea verde). Así pues, el BCE sustituyó al mercado bancario internacional en tanto que mecanismo de financiación para estos países.

 

1 Véase J Caruana y A van Rixtel, «Mercados financieros internacionales y financiación bancaria en la zona del euro: dinámica y participantes», Economistas, diciembre de 2012.

2 Véase G von Peter, "International banking centres: a network perspective", BIS Quarterly Review, diciembre 2007.

3 Véase A van Rixtel y G Gasperini, "Financial crises and bank funding: recent experience in the euro area", BIS Working Papers, nº 406, marzo 2013.