Una plantilla para recapitalizar bancos «demasiado grandes para dejarlos quebrar»

3 de junio de 2013

Un mecanismo de recapitlización financiado por los acreedores destinado a capitalizar los bancos considerados demasiado grandes para quebrar garantiza que el coste de la resolución bancaria recae en los accionistas y los acreedores del sector privado no asegurados, en vez de en los contribuyentes. La plantilla propuesta es sencilla y respeta completamente la jerarquía de acreedores existente y puede aplicarse a cualquier entidad del grupo bancario que esté a punto de quebrar. Con este mecanismo se da baja parcialmente a los acreedores para recapitalizar el banco a lo largo de un fin de semana, ofreciéndoles certitud inmediata sobre su pérdida máxima. El banco se vende posteriormente de tal manera que el mercado es capaz de determinar las pérdidas últimas para los acreedores. De este modo, este mecanismo puede eliminar de manera eficiente el riesgo moral a través de un grupo bancario limitando al mismo tiempo el riesgo para la estabilidad financiera. Este mecanismo financiado por los acreedores se compara con otros métodos de recapitalización, como las estrategias "bail in" y "single point of entry".

Clasificación JEL: G21, G28