Aspectos más destacados de las estadísticas internacionales del BPI

10 de diciembre de 2012

En el segundo trimestre de 2012, los activos transfronterizos de los bancos declarantes al BPI se redujeron notablemente, tras haber experimentado un ligero aumento en el trimestre anterior. La reducción fue la segunda más acusada desde principios de 2009 e ilustra la persistente contención de la actividad en los mercados bancarios internacionales a partir de la crisis financiera de 2007-09. Los activos transfronterizos de los bancos declarantes frente a entidades no bancarias se mantuvieron relativamente estables y la mayor parte de la contracción reflejó una caída del crédito a bancos en economías avanzadas y centros financieros extraterritoriales, debida a la reducción en las posiciones intragrupo. El volumen de activos transfronterizos en circulación frente a prestatarios de mercados emergentes apenas experimentó variaciones.

La composición del crédito internacional dirigido a economías de mercado emergentes de Asia-Pacífico ha cambiado significativamente en los últimos años (véase el Recuadro 1). Los bancos de la zona del euro y Suiza se han retirado, mientras que otros bancos de la propia región han venido a ocupar su lugar. Entre estas instituciones se encuentran bancos con sede en centros extraterritoriales asiáticos, de países de Asia-Pacífico que participan en las estadísticas bancarias internacionales del BPI, y también bancos no declarantes, probablemente chinos en su mayoría. Se estima que los préstamos dentro de la región supusieron el 36% del total de activos internacionales frente a los mercados emergentes de Asia-Pacífico en el trimestre más reciente del que se dispone de datos, un aumento respecto del 22% estimado hace unos años.

Los importes nocionales de derivados OTC en circulación se redujeron por segundo semestre consecutivo hasta situarse en 639 billones de dólares estadounidenses. Esta disminución se concentró en los segmentos sobre tasas de interés y swaps de incumplimiento crediticio (CDS), anulando con creces los incrementos en los segmentos sobre divisas, acciones y materias primas.

Las tasas de referencia como el Libor y el Euribor desempeñan un papel clave en los mercados financieros (Recuadro 3). Al menos un 14% de los títulos de deuda en circulación están ligados a una tasa de referencia identificable, principalmente el Libor (en el caso de títulos denominados en dólares estadounidenses y libras esterlinas) y el Euribor (para la deuda denominada en euros). La importancia de estas tasas de referencia es si cabe mayor en el mercado de préstamos sindicados, donde más de la mitad de los préstamos concedidos en los 12 meses hasta octubre de 2012 estaban vinculados a estas tasas.