V. El sector financiero - prepararse para el futuro

25 de junio de 2017

El sector financiero afronta una coyuntura que, aunque está mejorando, todavía presenta retos. El panorama económico a corto plazo ha mejorado sustancialmente, si bien los márgenes de intermediación continúan siendo estrechos en las principales económicas y el sector tiene que lidiar con fuerzas estructurales como la innovación tecnológica y las presiones de consolidación. Ahora que están a punto de concluir los principales capítulos de la reforma reguladora, los bancos y otras instituciones financieras tienen más margen para aumentar su resiliencia. Un ámbito que merece atención son los mercados mundiales de financiación en dólares estadounidenses, que probablemente continúen siendo un importante foco de tensión durante episodios de turbulencia de los mercados. La fuerte dependencia de financiación a corto plazo en esta moneda que continúan teniendo los bancos, junto con el elevado grado de concentración e interconexión en los mercados, pone de manifiesto la importancia de la cooperación supervisora y de contar con respaldos eficaces. El objetivo último debe ser un sistema financiero más fuerte que ayude a fortalecer la resiliencia de la economía mundial.