Eliminar los obstáculos al crecimiento

23 de junio de 2013

Las ganancias de productividad y el empleo en las principales economías avanzadas se han ralentizado en los últimos años, especialmente en aquellas economías que experimentaron un crecimiento muy desequilibrado durante los años anteriores a la crisis. Para que estos países puedan regresar a la senda del crecimiento sostenible, deberían reasignar mano de obra y capital entre los distintos sectores. Las rigideces estructurales que entorpecen este proceso es probable que frenen el potencial productivo de la economía. Los países que cuentan con unos mercados rígidos de productos suelen mostrar unos niveles más bajos tanto de productividad como de empleo. Asimismo, las economías con mercados de trabajo más rígidos suelen tener también menores tasas de empleo. Por el contrario, los países que disponen de mercados de trabajo flexibles consiguen recuperarse con mayor rapidez de los efectos de desaceleraciones muy desequilibradas, al tiempo que crean más puestos de trabajo. Las reformas que mejoran la flexibilidad de los mercados de trabajo y de productos podrían verse recompensadas rápidamente gracias a la mejora del crecimiento y del empleo.