Aprovechar el tiempo prestado

23 de junio de 2013

La expresión «todo lo que haga falta», originalmente referida a las medidas de los bancos centrales para impedir el colapso financiero, se ha convertido en un llamamiento para que los bancos centrales perseveren en sus medidas extraordinarias. Sin embargo, ya hemos pasado el punto álgido de la crisis y la prioridad de política actual es retornar al crecimiento fuerte y sostenible. Las autoridades deben acelerar las reformas estructurales para que los recursos económicos puedan utilizarse más fácilmente de la manera más productiva. Los hogares y las empresas tienen que terminar de sanear sus balances. Los gobiernos deben redoblar sus esfuerzos para garantizar la sostenibilidad de sus finanzas. Y los reguladores deben adaptar las normas a un sistema financiero cada vez más interconectado y complejo, además de garantizar que los bancos mantengan capital suficiente para cubrir los riesgos asociados. Únicamente si se aplica un rotundo programa de saneamiento de balances y aplicación de reformas podrán retomar las economías un crecimiento real fuerte y sostenible.