Los límites de la política monetaria

24 de junio de 2012

Las principales economías avanzadas mantienen unas condiciones monetarias extraordinariamente acomodaticias que están transmitiéndose a las economías de mercado emergentes en forma de volatilidad indeseable de los tipos de cambio y los flujos de capital. Como consecuencia de las medidas adoptadas por las economías de mercado emergentes para contrarrestar esta situación, el sesgo de la política monetaria es especialmente acomodaticio en todo el mundo. Hay amplio acuerdo en que, durante la crisis, la adopción resuelta de medidas por los bancos centrales fue crucial para evitar el colapso del sistema financiero y que posteriormente dichas medidas han servido de apoyo a las economías más debilitadas. Los bancos centrales no han tenido más remedio que mantener la relajación monetaria ante la incapacidad de los gobiernos para abordar de forma rápida e integral los obstáculos estructurales que dificultan el crecimiento. Sin embargo, es importante sopesar la necesidad de prolongar esa política acomodaticia frente al riesgo de inducir con ello distorsiones que podrían generar inestabilidad financiera y de precios.