Rescate, recuperación y reforma

29 de junio de 2009

El Informe Anual 2008/09 del Banco de Pagos Internacionales (BPI) refleja los dramáticos acontecimientos que han afectado a la economía y al sistema financiero mundial en los dos últimos años. El actual sistema de financiación, esencial y complejo a la vez, ha sufrido graves daños y la confianza se ha perdido. El colapso respondió a causas tanto macroeconómicas como microeconómicas. Entre las primeras se incluyen desequilibrios financieros internacionales y un prolongado periodo de bajas tasas de interés reales; entre las segundas se cuentan problemas relacionados con los incentivos, la cuantificación del riesgo y la regulación. Algunas causas son inherentes al comportamiento humano, mientras que otras reflejaron fallos en las políticas aplicadas. Hubo señales que advirtieron del peligro; algunas acertaron y otras no, pero la mayoría fueron en vano y es fácil entender por qué. Para poder comprender la naturaleza de muchos de los problemas, habría que haber contado con experiencia en una serie de eventos que por naturaleza son poco frecuentes. Además, puesto que el instrumental de políticas existente parecía funcionar tan bien, las profundas reformas que habrían necesitado los marcos de política monetaria y regulatoria se habrían topado en muchos países con dificultades prácticamente insuperables de orden político e intelectual.