El BPI presenta su 78º Informe Anual en la Asamblea General Anual

30 de junio de 2008

Comunicado de prensa

El Banco de Pagos Internacionales (BPI), en su 78º Informe Anual publicado hoy, califica de extraordinaria la evolución de la economía mundial en los últimos años.

El crecimiento real se ha mantenido en sus niveles más altos del periodo de posguerra y muchos de los países más pobres han podido gozar de esta creciente prosperidad. La inflación subyacente ha permanecido en general contenida, pese a las significativas perturbaciones al alza en los precios de la mayoría de las materias primas. Las tasas de interés en términos reales y las primas por riesgo se han situado en niveles inusitadamente bajos en toda la gama de instrumentos. Los desequilibrios comerciales récord a escala mundial se han financiado fácilmente y los tipos de cambio han permanecido en general estables. Según el Informe Anual, "La combinación de todo ello es tan extraordinaria que necesariamente suscita interrogantes sobre el origen y, por consiguiente, la sostenibilidad de tan afortunada conjunción".

Jean-Pierre Roth, Presidente del Consejo de Administración del BPI, presidió la Asamblea General Anual del Banco celebrada hoy en Basilea (Suiza), a la que asistieron más de 120 bancos centrales y organizaciones internacionales.

El Director General del BPI, Malcolm Knight, subrayó en su intervención de hoy las incertidumbres que rodean actualmente a los mercados y las autoridades económicas, como por ejemplo el posible repunte de la inflación mundial, la evolución de los desequilibrios por cuenta corriente y las posibles vulnerabilidades de los mercados y organismos financieros. También apuntó que todas estas preocupaciones comparten un factor común: unas condiciones financieras muy acomodaticias. Así pues, podría necesitarse un mayor endurecimiento de la política monetaria, además de medidas para reducir la deuda y los déficits públicos aún altos en muchos países. Las economías que cuentan, en principio, como un régimen de tipo de cambio variable deben permitir que sus monedas se ajusten con mayor libertad. En cuanto a la evolución del sector financiero, tal vez podría existir mayor escepticismo sobre las presuntas ventajas que aportan los nuevos actores, instrumentos y modelos de negocio que persiguen mayor rendimiento a cualquier precio.

A finales de marzo de 2007, el BPI registraba un balance de 270.900 millones de DEG (410.000 millones de USD). Las reservas oficiales de divisas depositadas en el BPI rozaron los 222.000 millones de DEG (336.000 millones de USD), en torno al 6% del total mundial. El Banco anunció un beneficio neto de 639,4 millones de DEG (968,7 millones de USD) en su último ejercicio. Los 55 bancos centrales que son accionistas del BPI recibirán este año un dividendo de 255 DEG por acción, un 4,1% más que en el ejercicio anterior.