El BPI celebra su Asamblea General Anual y presenta su 74º Informe Anual

27 de junio de 2004

Comunicado de prensa

“Al fin, un mayor crecimiento”, señala el Banco de Pagos Internacionales (BPI) en su Informe Anual presentado hoy. El crecimiento registrado prácticamente en todas las áreas económicas a excepción de la zona del euro ha superado con mucho las previsiones de consenso de hace un año, gracias al extraordinario estìmulo imprimido por las polìticas fiscales y monetarias. Por el momento, no se ha materializado el temido repunte de la inflación de los precios de consumo, aunque en algunos paìses, la brecha del producto se está estrechando. A medida que va girando el ciclo económico, el principal desafìo que se les presenta a los órganos rectores económicos es cómo imprimir una orientación restrictiva a sus polìticas sin desestabilizar con ello una economìa mundial que por lo demás sigue dando muestras de desequilibrio.

Nout Wellink, Presidente del Banco, se dirigió a los representantes de más de 100 bancos centrales y organizaciones internacionales presentes en la Asamblea General Anual del Banco celebrada en Basilea (Suiza). “No hay perspectivas inmediatas de inflación generalizada que puedan requerir la aplicación de polìticas sustancialmente más restrictivas”, afirmó en su discurso. “El fuerte encarecimiento de las materias primas posiblemente constituya la amenaza más visible para la estabilidad de los precios a escala mundial.”

Wellink apuntó además que el sector financiero podrìa haber amplificado los efectos de las polìticas monetarias acomodaticias, aumentando, por ejemplo, la oferta de crédito a los hogares, lo que a su vez, podrìa haber añadido presión al mercado de la vivienda. De este modo, podrìa haberse animado a los inversionistas a endeudarse en el corto plazo a bajo coste para financiar inversiones a más largo plazo o comprar tìtulos más especulativos.

Al referirse a las intervenciones a gran escala llevadas a cabo el pasado año para evitar la apreciación de algunas monedas —especialmente por parte de bancos centrales en Asia—, Wellink señaló que el futuro ajuste de los tipos de cambio podrìa resultar más abrupto de lo que habrìa sido si se hubiese permitido previamente un mayor grado de flexibilidad. Las autoridades monetarias asiáticas son ahora las protagonistas en los mercados de bonos de alta rentabilidad denominados en dólares, lo que deja los tipos de cambio y de interés en los paìses industrializados a merced de posibles cambios en sus polìticas.

De cara al futuro, Wellink apuntó que aunque en la actualidad las perspectivas económicas son excelentes, los desequilibrios mundiales resultan demasiado amplios. Advirtió asimismo de que, para mantener la estabilidad en el medio plazo, las polìticas macroeconómicas no pueden continuar con su actual sesgo expansivo. Según declaró, “riesgos que ahora parecen tener un holgado horizonte de medio plazo podrìan materializarse de inmediato, dejando a los responsables de las polìticas económicas sin apenas margen de maniobra”.

Malcolm Knight, Director General del BPI, informó sobre las actividades desarrolladas en el Banco y destacó las mejoras de las polìticas contables y divulgativas, que ahora se adecuan mejor a la evolución de las prácticas para la presentación internacional de informes financieros. Knight anotó el fuerte crecimiento del balance del Banco en un contexto de incertidumbre y amplia intervención en los mercados cambiarios. “El aumento de los depósitos en divisas procedentes de Asia ha sido especialmente señalado, representando en la actualidad casi la mitad del total de depósitos”. El BPI registró un balance por valor de 167,9 mil millones de DEG (unos $249 mil millones) a 31 de marzo de 2004, lo que representa un beneficio neto de 536 millones de DEG. Tras el pago de un dividendo de 225 DEG por acción, que supondrá para el Banco un desembolso de 104 millones de DEG, el resto del beneficio se transferirá a reservas.

Knight señaló asimismo que seis nuevos bancos centrales1 pasaron a formar parte del accionariado del BPI durante el año pasado. “Nuestro objetivo es involucrar a la comunidad de bancos centrales al máximo e incluir cada vez más a la comunidad de supervisores”, declaró el Director General. En cuanto a la adopción del nuevo marco para la adecuación del capital por parte del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, añadió que “asì como la primera norma de Basilea sobre capital fue adoptada por más de 100 jurisdicciones, estoy convencido de que las autoridades supervisoras en todo el mundo querrán actualizar sus esquemas reguladores en lìnea con el Basilea II, una vez se hayan preparado adecuadamente para ello”.

El Informe Anual y su presentación general, junto con el discurso de Nout Wellink, están disponibles en Alemán, Francés, Inglés, Italiano y Español en la página en Internet del BPI ( www.bis.org) o se pueden obtener previa petición a: publications@bis.org. El discurso de Malcolm Knight se encuentra en inglés también en la página del Banco.

1 Banco de Argelia, Banco de Israel, Banco de Indonesia, Banco Central de Filipinas, Banco de la Reserva de Nueva Zelandia y Banco Central de Chile.