Medición de la exposición de los sistemas bancarios frente a países concretos

(Texto extraído de la página 20 del Informe Trimestral del BPI, junio de 2010)

Las estadísticas bancarias internacionales consolidadas del BPI ofrecen una perspectiva única sobre la exposición de los sistemas bancarios nacionales frente a residentes de un determinado país. Dichas estadísticas proporcionan información sobre los activos exteriores agregados1 de los bancos con sede en una ubicación particular a nivel mundial consolidado. Las estadísticas bancarias consolidadas del BPI ofrecen una medición más útil de la exposición total al riesgo de un sistema bancario declarante que las estadísticas territoriales, que se basan en el principio del país de residencia.

Las estadísticas bancarias internacionales consolidadas del BPI en base al riesgo último son la fuente más adecuada para la medición de la exposición agregada de un sistema bancario frente a un país concreto. A diferencia de las estadísticas bancarias internacionales consolidadas en base al prestatario inmediato, las anteriores se ajustan en función de las transferencias netas de riesgo. Por ejemplo, supongamos que un banco sueco amplía un préstamo concedido a una compañía con sede en México y que el crédito está garantizado por un banco estadounidense. En base al prestatario inmediato, el préstamo se consideraría un activo de un banco sueco frente a México, ya que el prestatario inmediato reside en México. En base al riesgo último, sin embargo, el préstamo sería un activo de un banco sueco frente a Estados Unidos porque allí es donde reside el riesgo último.

Para tomar un ejemplo concreto, pongamos por caso las estadísticas bancarias consolidadas del BPI en base al riesgo último con objeto de cuantificar de la exposición de los bancos canadienses frente a residentes en Dinamarca a finales del trimestre más reciente para el que existen datos disponibles. La intersección del país declarante Canadá (en los epígrafes de las columnas) con la posición frente al país Dinamarca (en los epígrafes de las filas) en el Cuadro 9D2, de las estadísticas del BPI indica que la cantidad consolidada de activos exteriores de los bancos canadienses frente a Dinamarca a finales del cuarto trimestre de 2009 ascendía a 2.068 millones de dólares. Esta cifra representa el agregado de activos de todas las sucursales de bancos de propiedad canadiense y sus filiales en todo el mundo frente a residentes en Dinamarca. Así pues, incluiría un préstamo concedido por la sucursal en Londres de un banco canadiense a una empresa con sede en Copenhague (asumiendo que el préstamo no esté garantizado por otra entidad con sede fuera de Dinamarca). En cambio, no incluiría un préstamo concedido por la sucursal de Toronto de un banco estadounidense a la misma empresa con sede en Copenhague, pues dicho préstamo sería un activo de un banco estadounidense, no de un banco canadiense.

Los acontecimientos que se van sucediendo en el sector bancario, tales como fusiones, adquisiciones y reestructuraciones, a menudo conducen a cambios en la población declarante incluida en las estadísticas bancarias consolidadas del BPI. Éste es el motivo por el que, cuando se realiza un seguimiento periodo a periodo de las variaciones en el nivel de exposición, es importante tener en cuenta todas las rupturas en las series que se hayan podido producir durante los correspondientes periodos de tiempo antes de inferir nada o llegar a ninguna conclusión.3 Por ejemplo, como resultado de una reestructuración que se produjo durante el cuarto trimestre de 2009, se reclasificó un banco suizo que pasó a convertirse en un banco griego. En consecuencia, sus activos frente a Grecia ya no se incluyeron en las cifras consolidadas de los bancos suizos. Este cambio en la población declarante de bancos suizos fue responsable de la mayor parte de la reducción por valor de 74.900 millones de dólares (desde 78.600 hasta 3.700 millones) en los activos de los bancos suizos frente a residentes en Grecia registrada entre el tercer y el cuarto trimestre de 2009. Si se comparaban las cifras correspondientes a estos dos trimestres en el Cuadro 9D de las estadísticas del BPI sin tomar en cuenta la ruptura en la serie que se produjo en el cuarto trimestre, se llegaría erróneamente a la conclusión de que se había producido un pronunciado retroceso en el nivel de activos detentados por el banco en cuestión.

Asimismo cabe ser cuidadoso cuando se utilizan las estadísticas bancarias internacionales consolidadas del BPI para realizar inferencias sobre el nivel de exposición de un sistema bancario X frente a una potencial reestructuración de la deuda soberana de un país Y. Los datos declarados que aparecen en el Cuadro 9D de las estadísticas del BPI representan los activos exteriores consolidados de un determinado sistema bancario frente a todos los residentes (es decir, el sector público, el sector privado bancario y no bancario) de un país. Así pues, el hecho de que un sistema bancario X registre una gran cantidad de activos exteriores frente a los residentes de un país Y no implica necesariamente un alto nivel de exposición del banco X frente al sector público del país Y.


1 Los activos exteriores incluyen préstamos, depósitos realizados, carteras de títulos de deuda, acciones y otros componentes de los balances. Téngase en cuenta que los activos exteriores no incluyen otras exposiciones tales como contratos de derivados, garantías y compromisos crediticios.
2 Activos exteriores consolidados de los bancos declarantes en base al riesgo último, www.bis.org/statistics/consstats.htm
3 Die El BPI comunica todas las rupturas importantes en las notas de prensa que acompañan a la publicación de los datos. Además, un documento separado que se actualiza todos los trimestres y está disponible en la página Web del BPI (www.bis.org/statistics/breakstablescons.pdf) proporciona detalles sobre el periodo en que ha tenido lugar el cambio, el país declarante, la razón de la ruptura y las variaciones netas resultantes en los activos y pasivos agregados.