Informe Trimestral del BPI, septiembre de 2014: La volatilidad mezclada, los mercados no agitados

14 de septiembre de 2014

Comunicado de prensa

  • La volatilidad ha retornado a niveles excepcionalmente bajos tras repuntar brevemente a principios de agosto. Las primas de riesgo se mantuvieron reducidas, ya que las tensiones geopolíticas solo afectaron brevemente a los mercados financieros, en un contexto de condiciones monetarias inusualmente acomodaticias.
  • La actividad bancaria internacional dejó de contraerse en el primer trimestre de 2014, cuando los bancos declarantes al BPI aumentaron sus activos transfronterizos en 580 000 millones de dólares estadounidenses, la primera subida significativa desde 2011.
  • Los prestatarios corporativos de los mercados emergentes han ampliado el vencimiento de su deuda. Esto reduce su riesgo de refinanciación, pero al mismo tiempo hace que los precios de la deuda sean más sensibles a la variación de los rendimientos, transfiriendo con ello los riesgos de los prestatarios a los bonistas.
  • Las gestoras internacionales de activos concentran una proporción considerable de acciones y deuda de los mercados emergentes. Ken Miyajima e Ilhyock Shim (BPI) señalan características del sector de la gestión de activos que podrían obligar a los fondos a vender si los precios cayeran, desestabilizando así los mercados.
  • Michael Chui, Ingo Fender y Vladyslav Sushko (BPI) sostienen que la gran cantidad de títulos de deuda internacionales emitidos por empresas de mercados emergentes podría hacerlas vulnerables ante cualquier combinación de desaceleración económica interna, depreciación de la moneda local o subida de las tasas de interés a escala mundial.
  • El préstamo bancario hacia las EME disminuyó a mediados de 2013 tras los anuncios de retirada de estímulos por la Reserva Federal. Stefan Avdjiev y Előd Takáts (BPI) muestran que los países más afectados fueron aquellos con abultados déficits por cuenta corriente y una gran cantidad de préstamos bancarios transfronterizos denominados en dólares estadounidenses.
  • Michela Scatigna, Robert Szemere y Kostas Tsatsaronis (BPI) presentan una base de datos de precios de la vivienda en 55 países. Para 18 de ellos, las series se remontan a incluso principios de los años 70.

Resumen de los capítulos

La volatilidad mezclada, los mercados no agitados

Tras un prolongado periodo de extraordinaria tranquilidad, los mercados financieros asistieron a un repunte de la volatilidad a comienzos de agosto. El apetito por el riesgo disminuyó, conforme las crecientes tensiones geopolíticas se sumaban a nuevas dudas sobre la recuperación económica. Las cotizaciones bursátiles cayeron, especialmente en Europa, los diferenciales de la deuda de alta rentabilidad aumentaron significativamente y los rendimientos de los activos refugio, como los bonos alemanes a corto plazo, se adentraron en terreno negativo. No obstante, los mercados se sobrepusieron rápidamente a las turbulencias. A comienzos de septiembre ya se habían recuperado de sus pérdidas, conforme la inquietud por las tensiones geopolíticas quedaba relegada por la anticipación de los inversores de nuevos estímulos monetarios en la zona del euro.

Tras el episodio de volatilidad a comienzos de agosto, la búsqueda de rentabilidad -un rasgo dominante en los mercados desde mediados de 2012- retomó plena efervescencia. La volatilidad retrocedió a mínimos excepcionales en prácticamente todas las clases de activos y las primas de riesgo permanecieron bajas. Al promover la asunción de riesgos y la búsqueda de la rentabilidad, las políticas monetarias acomodaticias continuaron contribuyendo a un entorno de elevada valoración de los activos y a una volatilidad excepcionalmente baja.

Aspectos más destacados de las estadísticas internacionales del BPI

La contracción de la actividad bancaria internacional total iniciada a finales de 2011 se revirtió en el primer trimestre de 2014. Los activos transfronterizos de los bancos declarantes al BPI aumentaron en 580 000 millones de dólares entre finales de diciembre de 2013 y finales de marzo de 2014. Pese a no ser suficiente para compensar las disminuciones trimestrales anteriores, el aumento en el primer trimestre redujo la tasa interanual de contracción de los activos transfronterizos desde un 4,0% a finales de 2013 hasta un 2,0% a finales de marzo de 2014.

Los bancos declarantes al BPI incrementaron sus activos frente a economías de mercado tanto avanzadas como emergentes. Entre estas últimas, los activos frente a prestatarios de China fueron los que más aumentaron, superando el billón de dólares a finales de marzo de 2014. Los activos frente al resto de Asia, América Latina y África y Oriente Medio también crecieron, aunque a un ritmo más moderado. En cambio, las posiciones frente a las economías emergentes de Europa cayeron por cuarto trimestre consecutivo.

Los prestatarios corporativos de las EME han ampliado el vencimiento medio de los títulos de deuda internacionales de nueva emisión. Esto reduce su riesgo de refinanciación, pero aumenta la sensibilidad de los precios de la deuda frente a cambios en los rendimientos. Aunque muchos inversores institucionales y otros bonistas operan con apalancamiento bajo o nulo, podrían actuar como si estuvieran apalancados si utilizan indexaciones generalizadas, indicadores del rendimiento relativo o coberturas dinámicas para compensar las pérdidas por venta de opciones u otras prácticas para maximizar la rentabilidad. En consecuencia, podrían verse obligados a vender en un mercado bajista. Esto podría ocasionar costes significativos a la economía, en forma de un crecimiento más lento o condiciones financieras más restrictivas.

Artículos monográficos

Gestoras de activos en economías emergentes*

Las turbulencias en las economías de mercado emergentes a raíz de los anuncios de retirada de estímulos por la Reserva Federal a mediados de 2013 recordaron que las grandes gestoras pueden tener un fuerte impacto en los mercados de activos relativamente pequeños e ilíquidos de dichas economías. Los datos de EPFR Global muestran que ha crecido la cantidad de activos gestionados por fondos de inversión especializados en economías emergentes, desde el pico de 900 000 millones de dólares estadounidenses en octubre de 2007, antes de la quiebra de Lehman Brothers, hasta 1,4 billones en mayo de 2014. Los fondos registrados en la base de datos EPFR concentran actualmente cerca del 8,5% del total de acciones y deuda en circulación de los mercados emergentes.

Ken Miyajima e Ilhyock Shim (BPI) sostienen que dichos mercados podrían desestabilizarse ante la mayor influencia de las gestoras de activos. Compras y amortizaciones simultáneas por parte de sus inversores finales pueden obligar a los fondos a comprar y vender simultáneamente. Las características del sector de la gestión de activos, como el uso de referencias comunes y la medición del rendimiento relativo, podrían provocar igualmente un comportamiento gregario. Esto podría dar lugar a mercados asimétricos y exacerbar las fluctuaciones de precios. De hecho, en los últimos dos años los flujos de inversión hacia gestoras de activos y los precios de los activos de las EME parecen haberse reforzado mutuamente.

Riesgos relativos a los balances corporativos de las EME: influencia del apalancamiento y los descalces de monedas*

Las empresas de numerosas economías de mercado emergentes (EME) han aprovechado las condiciones financieras mundiales extraordinariamente favorables para aumentar su grado de endeudamiento y apalancamiento en el exterior. Los datos de emisión en función de la nacionalidad del emisor (incluida la emisión por sucursales en el extranjero de empresas con sede en un determinado país) indican que los prestatarios del sector privado (no bancario) en las principales EME emitieron títulos de deuda internacionales por valor de prácticamente 375 000 millones de dólares en 2009-12, más del doble de la emisión en los cuatro años anteriores a la crisis.

Michael Chui, Ingo Fender y Vladyslav Sushko (BPI) estudian los riesgos que plantea el aumento de la emisión de deuda para la estabilidad financiera. Demuestran que las empresas de mercados emergentes han aumentado su apalancamiento. Asimismo, concluyen que es muy elevada la proporción de deuda denominada en divisas y que hay motivos para creer que muchas empresas de las EME no tienen cubierta esta exposición. Junto al aumento del apalancamiento, esto aumenta la vulnerabilidad de las empresas de las EME ante los efectos combinados de una desaceleración de la economía nacional, una depreciación de la moneda y un aumento de las tasas de interés a nivel mundial.

El préstamo bancario transfronterizo durante el episodio de taper tantrum: influencia de los fundamentos de las economías emergentes*

El préstamo bancario transfronterizo hacia las economías emergentes se frenó con fuerza durante el periodo de agitación financiera que siguió al anuncio de la Reserva Federal sobre una posible reducción anticipada de sus compras de bonos a mediados de 2013, lo que se conoce como «taper tantrum». Stefan Avdjiev y Előd Takáts utilizan nuevos datos para explicar los factores que motivan dicha desaceleración. Concluyen que aunque la sacudida inicial derivada del anuncio surgió de las economías avanzadas, factores específicos de las EME explican en su mayoría la variación en el grado de desaceleración entre parejas de prestamistas y prestatarios. Aunque tanto los factores relacionados con los sistemas bancarios prestamistas como aquellos relacionados con las EME prestatarias son estadísticamente significativos, los segundos son responsables de prácticamente el 70% de la variación explicada. Entre dichos factores, los más significativos son la balanza por cuenta corriente y la proporción de préstamos bancarios transfronterizos denominados en dólares. El 30% restante de la variación explicada obedece a una variable del sistema bancario prestamista, en concreto la oscilación del diferencial medio de los CDS bancarios durante el taper tantrum.

Estadísticas de precios de inmuebles residenciales en el mundo*

Los precios de la vivienda son indicadores de la estabilidad financiera, ya que los auges inmobiliarios a menudo desembocan en crisis sistémicas. Pero, a pesar de su importancia, los datos de inmuebles residenciales no están fácilmente disponibles en un formato que permita una rápida comparación entre países. Para subsanar esta deficiencia, el BPI recaba datos de precios de la vivienda para 55 países. Para 18 de ellos, las series disponibles se remontan hasta los años 70.

Tras presentar estos datos, Michela Scatigna, Robert Szemere y Kostas Tsatsaronis (BPI) muestran que la evolución de los precios de la vivienda ha variado ampliamente entre países en los últimos años. En algunas economías avanzadas que sufrieron recientemente un desplome inmobiliario, los precios de los inmuebles residenciales han dejado de caer e incluso se han recuperado, si bien siguen en declive en otros países. Por contra, los precios de la vivienda están en auge en la mayoría de las economías de mercado emergentes fuera de Europa.


* Los artículos señalados reflejan la opinión de sus autores y no necesariamente la del BPI.